< <  

Viernes, 29 de septiembre de 2017

  > >

arcángeles Miguel, Gabriel, y Rafael


Daniel 7:9-10, 13-14
o Apocalipsis 12:7-12
Salmos 138:1-5
Juan 1:47-51

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

verificación de la realidad

"Su trono, llamas de fuego, con ruedas de fuego ardiente. Un río de fuego brotaba y corría delante de Él. Miles de millares lo servían" (Daniel 7:9-10).

Mucha gente tiene una falsa impresión de los ángeles. Piensan que los ángeles son lindos o dulces. Esta falsa impresión contribuye a una mirada sesgada de Dios y de todo el plan de salvación. Mucha gente piensa que la vida es un juego y que la vida en Cristo es agradable, pero no necesariamente.

El hecho es que los ángeles son formidables y aun aterradores. El nombre "Miguel" significa "¿Quién como Dios?" Este es un desafío, en tu cara, a arrepentirte y humillarte. El arcángel Gabriel no tolera ninguna tontería. Cuando Zacarías no creyó inmediatamente un mensaje de Gabriel, el arcángel dijo a Zacarías: "Te quedarás mudo, sin poder hablar hasta el día en que sucedan estas cosas, por no haber creído en mis palabras" (Lc 1:20). Si no le hablas a un ángel apropiadamente, no deberías hablar en lo absoluto. Además, el arcángel Rafael parece no sentir ninguna "calidez" por nosotros. Él bruscamente declara: "Cuando estaba con ustedes, no era por mi propia iniciativa, sino por voluntad de Dios" (Tob 12:18).

Los ángeles no necesariamente te hacen sentir bien contigo mismo. Más bien, la verdadera comprensión de los ángeles nos confronta con la realidad para evitar que hagamos a Dios a nuestra imagen y semejanza, y de este modo distorsionemos el cristianismo más allá de reconocerlo. Cree la revelación divina acerca de los ángeles, y estremécete ante la Palabra de Dios (Is 66:2) y sepa que "¡verdaderamente es algo terrible caer en las manos del Dios viviente!" (Heb 10:31), porque Él es un Fuego de amor que consume (Heb 12:29).

Oración:  Padre, en este día dame el temor del Señor el cual es el comienzo de la sabiduría (Sal 111:10).

Promesa:  "Les aseguro que verán el cielo abierto y a los ángeles de Dios subir y bajar sobre el Hijo del hombre" (Jn 1:51).

Alabanza:  "Ángeles del Señor, bendigan al Señor, ¡alábenlo y glorifíquenlo eternamente!" (Dn 3:58).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 15 de mayo de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.