< <  

Martes, 19 de septiembre de 2017

  > >

san Jenaro


1 Timoteo 3:1-13
Salmos 101:1-3, 5-6
Lucas 7:11-17

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

un negocio muy serio

"De la misma manera, los diáconos deben ser hombres respetables" (1 Timoteo 3:8).

La primera característica como requisito para los diáconos es "irreprochable". Esta característica es también el primer requisito enumerado para sus esposas (1 Tim 3:11). Este mismo rasgo se espera de los obispos, es decir, los supervisores de las comunidades. La palabra aquí traducida es "dignidad" y es aplicable a los que supervisan en sus propias casas (1 Tim 3:4; ver 1 Tim 2:2).

Seriedad o dignidad es de esperarse de los hombres mayores en la comunidad cristiana (Ti 2:2). También es una característica de un buen maestro (Ti 2:7-8). En la traducción de King James, las palabras para "seriedad" y "dignidad" se traducen como "gravedad". Esto podría indicar que, al igual que la gravedad es una fuerza imparable, la seriedad en vivir la vida cristiana produce frutos sólidos y duraderos que no pueden ser superados. En resumen, la seriedad es necesaria para los diáconos, sus esposas, líderes de la comunidad cristiana, ancianos cristianos y un buen maestro. Por lo tanto, la seriedad es obviamente muy importante en la vida cristiana, así como para todos los cristianos.

Sin embargo, esto no significa que los cristianos se tomen demasiado en serio. Más bien, debemos tomar a Dios muy en serio. El temor del Señor es el principio de la sabiduría (Sal 111:10) y de la santa seriedad. El cristianismo no es solo una cuestión de vida o muerte, sino de salvación o condenación eterna. Porque el cristianismo es serio, es maravilloso y alegre. El cristianismo es amor serio. Jesús es lo suficientemente serio tanto al amarnos, como al morir en la cruz. Él estuvo "muerto muy en serio". Él está "vivo muy seriamente". ¿Lo estás tú?

Oración:  Padre, hazme más serio y gozoso que nunca.

Promesa:  "El muerto se incorporó y empezó a hablar. Y Jesús se lo entregó a su madre. Todos quedaron sobrecogidos de temor y alababan a Dios" (Lc 7:15-16).

Alabanza:  San Jenaro, siendo obispo, arriesgó su vida para consolar a dos de sus diáconos que habían sido encarcelados por su fe. Fue capturado, encarcelado y martirizado con sus compañeros.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 15 de mayo de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.