< <  

Sábado, 19 de agosto de 2017

  > >

san Juan Eudes


Josué 24:14-29
Salmos 16:1-2, 5, 7-8, 11
Mateo 19:13-15

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

el gozo de ser su esclavo

"El pueblo respondió a Josué: 'Nosotros serviremos al Señor, nuestro Dios y escucharemos su voz'" (Josué 24:24).

Josué y millones de otros padres han proclamado a lo largo de los siglos: "Yo y mi familia serviremos al Señor" (Jos 24:15). Cuando el pueblo respondió a Josué que ellos también iban a servir al Señor, Josué les preguntó si podrían hacerlo. "Entonces Josué dijo al pueblo: 'Ustedes no podrán servir al Señor' " (Jos 24:19).

Servir al Señor es humanamente imposible porque es mucho más que servicio. Es una esclavitud. Esto es más comprensible a la luz del Nuevo Testamento. Pablo enseñó: "Pero gracias a Dios, ustedes, después de haber sido esclavos del pecado, han obedecido de corazón a la regla de doctrina, a la cual fueron confiados, y ahora, liberados del pecado, han llegado a ser servidores de la justicia" (Rom 6:17-18; ver Ef 6:6; Col 3:24 en Griego). Ser esclavo del Señor significa ser poseído por Él (ver 1 Co 6:19; Gal 2:20). Un esclavo, a diferencia de un sirviente, no tiene independencia. No puede renunciar o tomar sus propias decisiones. No puede tomar tiempo libre, ir de vacaciones o retirarse. No recibe salario.

El mayor privilegio posible para un ser humano es ser esclavo del Señor Jesucristo. Porque Jesús se hizo esclavo por amor de nosotros (Fil 2:7), decidimos aceptar Su gracia para ser Su esclavo por amor a Él. Diga con Josué: "Yo y mi familia seremos" propiedad del Señor, y seremos Sus esclavos agradecidos, con gozo y para siempre (Jos 24:15). Porque Jesús dice a sus esclavos voluntarios: "Ya no los llamo servidores, porque el servidor ignora lo que hace su señor; yo los llamo amigos" (Jn 15:15).

Oración:  Padre, cuando otros me pregunten acerca de mi alegría de ser tu esclavo, que esté siempre listo para responderles (ver 1 Pe 3:15).

Promesa:  "Jesús les dijo: 'Dejen a los niños, y no les impidan que vengan a mí' " (Mt 19:14).

Alabanza:  San Juan Eudes fue un misionero y sacerdote francés que fundó dos órdenes religiosas. Tenía una dedicación especial al Sagrado Corazón de Jesús y María.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 15 de mayo de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.