< <  

Sábado, 22 de julio de 2017

  > >

santa María Magdalena


Éxodo 12:37-42
Salmos 136:1, 23-24, 10-15
Juan 20:1-2, 11-18
o Mateo 12:14-21

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

eso espero

"Y las naciones pondrán la esperanza en su Nombre" (Mateo 12:21).

Al comenzar el tercer milenio, con gran parte del mundo instalado en la cultura de la muerte, después de terminar el último milenio con las únicas dos guerras mundiales en la historia, el Señor nos llama a tener esperanza en Él. La Iglesia, por medio del Papa Pío XII definió la doctrina de la Asunción de María en 1950. Después de todos los siglos, esta doctrina, predicada y creída, la Iglesia eligió definirla en 1950 como un anuncio de esperanza. El gran documento Vaticano II sobre la Iglesia, concluye proclamando a María un "signo de esperanza cierta'' (Lumen Gentium, 68). El Papa san Juan Pablo II introdujo el Catecismo de la Iglesia Católica con la Escritura: "glorifiquen en sus corazones a Cristo, el Señor. Estén siempre dispuestos a defenderse delante de cualquiera que les pida razón de la esperanza que ustedes tienen" (1 Pe 3:15). El Papa san Juan Pablo II proféticamente tituló uno de sus libros Cruzando el umbral de la esperanza. "Porque solamente en esperanza estamos salvados. Ahora bien, cuando se ve lo que se espera, ya no se espera más: ¿acaso se puede esperar lo que se ve? En cambio, si esperamos lo que no vemos, lo esperamos con constancia" (Rom 8:24-25).

Escuche la profecía de esperanza. Sea un signo de esperanza. Sea un profeta de la esperanza. "Y la esperanza no quedará defraudada, porque el amor de Dios ha sido derramado en nuestros corazones por el Espíritu Santo, que nos ha sido dado" (Rom 5:5).

Oración:  Padre, que pueda estar motivado por la esperanza.

Promesa:  "El Señor veló durante aquella noche, para hacerlos salir de Egipto. Por eso, todos los israelitas deberán velar esa misma noche en honor del Señor, a lo largo de las generaciones" (Ex 12:42).

Alabanza:  Santa María Magdalena esperaba encontrar el cuerpo de Jesús en la tumba e increíblemente encontró al Señor resucitado. Ella evangelizó al primer Papa (Jn 20:18).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 3 de marzo de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.