< <  

Martes, 13 de junio de 2017

  > >

san Antonio de Padua


2 Corintios 1:18-22
Salmos 119:129-133, 135
Mateo 5:13-16

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

el mejor sabor del mundo

"Ustedes son la sal de la tierra. Pero si la sal pierde su sabor, ¿con qué se la volverá a salar? Ya no sirve para nada, sino para ser tirada y pisada por los hombres" (Mateo 5:13).

Los cristianos somos la sal de la tierra. Esto quiere decir que le damos sabor a la vida. Nuestras labores cotidianas a veces son muy pesadas. Nos ganamos la vida con el sudor de la frente (Gn 3:19). "¡Vanidad pura vanidad! ¡Nada más que vanidad! ¿Qué provecho saca el hombre de todo el esfuerzo que realiza bajo el sol?" (Ecl 1:2-3) A veces, la vida no tiene sentido, es rutinaria y pesada. Las vidas de muchas personas tienen gran necesidad de "condimento".

Hace más de dos mil años, Dios se hizo hombre y vivió nuestra condición humana. Le dio "sabor divino" a nuestra existencia humana, especialmente por medio de Su Muerte y resurrección, para que pudiéramos ser Bautizados en Él (ver Rom 6:3). De esta manera, en Jesús, recibimos ese sabor único, que hace que valga la pena vivir. Es en Jesús y por medio de Sus discípulos en Su Iglesia, que nuestra vida diaria tiene buen sabor. Los cristianos podemos darle gozo y felicidad al trabajo diario. Condimentada con nuestra fe, incluso los momentos más difíciles de nuestra vida, se vuelven "alegría y felicidad".

Vive tu Bautismo en Jesús. Ten sabor a Cristo, como lo tiene Él. Haz de la vida una "delicia".

Oración:  Padre, hazme darle el sabor de Cristo Jesús para beneficio de los que me rodean.

Promesa:  "Y es Dios el que nos reconforta en Cristo, a nosotros y a ustedes; el que nos ha ungido y el que también nos ha marcado con su sello y ha puesto en nuestros corazones, las primicias del Espíritu" (2 Co 1:21-22).

Alabanza:  San Antonio defendió la visión Franciscana contra los que querían debilitarla.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 3 de marzo de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.