< <  

Martes, 4 de abril de 2017

  > >

san Isidoro de Sevilla


Números 21:4-9
Salmos 102:2-3, 16-21
Juan 8:21-30

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

¿necesitas un impulso?

"Cuando ustedes hayan levantado en alto al Hijo del hombre..." (Juan 8:28).

Cuando el Hijo del Hombre sea levantado, Jesús atraerá a todos hacia Él mismo (Jn 12:32), para que puedan darse cuenta de que Él es Dios (Jn 8:28), creer que Él es sanador, y recibir la vida eterna (Jn 3:14-15). Levantar a Jesús desata un cambio de vida, un cambio parroquial, y una secuencia de eventos de un cambio mundial. Por lo tanto, debemos dedicarnos a asegurar que estamos levantando a Jesús constantemente.

¿Cómo levantamos a Jesús? Él está levantado:

  1. en Su cruz. Exponer el crucifijo en todas partes - en su hogar, parroquia, escuela, oficina, automóvil y otros lugares.

  2. en la elevación de la Eucaristía en la misa. Participar diariamente en la misa o tan a menudo como sea posible, e invitar a otros a unirse a usted.

  3. cuando está expuesto en la custodia en la adoración eucarística. Adorar a Jesús Eucaristía siempre que sea posible. Trabajar para promover la adoración eucarística donde se pueda.

  4. en una manera de hablar, en las alabanzas de Su pueblo. Alabad a Dios diariamente. Alabadle en la iglesia (Sal 150:1). Alabadle con el don espiritual de lenguas (1 Co 14:2, 17). Iniciar o unirse a un grupo de oración y alabanza. Oren las Alabanzas Divinas. "¡Alaben al Señor!" (Sal 150:6)

  5. durante la misa del domingo, como la Palabra de Dios, Jesús (Jn 1:1, 14), está levantado cuando el sacerdote o diácono levanta en alto el Libro de los Evangelios antes de proclamar la lectura del Evangelio. Enseña a otros a temblar en su Palabra (Is 66:2).

Jesús proclama: "Y cuando Yo sea levantado en alto sobre la tierra, atraeré a todos hacia Mí" (Jn 12:32). Por lo tanto, "¡Levanta en alto la cruz!" ¡Levanta el nombre de Jesús! Da al mundo un impulso.

Oración:  Jesús, que pueda disminuir de manera que Tú puedas crecer (Jn 3:30).

Promesa:  "Porque si no creen que Yo Soy, morirán en sus pecados" (Jn 8:24).

Alabanza:  Los hermanos y la hermana de san Isidoro también se convirtieron en santos canonizados.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 28 de deciembre de 2016.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.