< <  

Miércoles, 4 de octubre de 2017

  > >

san Francisco de Asís


Nehemías 2:1-8
Salmos 137:1-6
Lucas 9:57-62

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

"reconstruye mi iglesia"

"Envíame...para que yo la reconstruya" (Nehemías 2:5).

Nehemías se dispuso a reconstruir las ruinas de la ciudad de Jerusalén (Neh 2:5ss). Dios infundió en él un corazón de preocupación por Jerusalén y preparó su camino al otorgarle favor en los ojos del rey Artajerjes.

Mientras oraba, San Francisco de Asís, el santo de hoy, escuchó a Dios ordenarle: "Reconstruye Mi Iglesia". Francisco se dispuso inmediatamente a la reparación y reconstrucción de varios edificios que habían caído en abandono de la Iglesia. Después, en oración, Francisco logró discernir que lo que el Señor quería decirle era que reconstruyera el pueblo de la Iglesia en lugar de sus edificios. Así que, Francisco creó una orden religiosa cuyo ministerio trajo nueva vida al pueblo de Dios.

¿Estás llamado a reconstruir la Iglesia? Tal vez tu papel particular en la reconstrucción de la Iglesia es trabajar para reconstruir tu familia (ver Is 58:12), que es la "iglesia doméstica" (ver Catecismo, 2204, 2685). Algunos de ustedes quizás sean llamados para ministrar en la Iglesia. Dios proveerá lo que necesitas (ver Fil 4:19) y preparará tu camino como lo hizo con Nehemías y Francisco. Por lo tanto, pon tu mano en el arado (Lc 9:62) y ponte a la obra de reconstrucción (Hg 2:4).

Oración:  Padre, dame el corazón de un discípulo. San Francisco ora por nosotros para amar a Jesús más profundamente.

Promesa:  "El rey me concedió todo eso, porque la mano bondadosa de mi Dios estaba sobre mí" (Neh 2:8).

Alabanza:  San Francisco siguió a Jesús al ser fiel a la Iglesia, respetando y obedeciendo a las autoridades de la Iglesia.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 10 de mayo de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.