< <  

Sábado, 28 de octubre de 2017

  > >

santos Simón y Judas


Efesios 2:19-22
Salmos 19:2-5
Lucas 6:12-16

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

"la guerra contra el terror"

"Llamó a sus discípulos y eligió a doce de ellos, a los que dio el nombre de Apóstoles,…Simón, llamado el Zelote…" (Lucas 6:13, 15).

Jesús pone su divino ministerio en manos de Simón y Judas, con otros diez apóstoles. Simón era llamado el Zelote (Lc 6:15). "Zelote" tiene el sentido de lo que hoy llamamos "terrorista". ¿Por qué quisiera Jesús confiar este ministerio y Su reputación a un terrorista? ¡Imagina el alboroto indignado de hoy si un obispo otorgara a un terrorista la dirección de un importante ministerio diocesano!

Antes de conocer a Jesús, san Pablo solía actuar como terrorista. "Iba de casa en casa y arrastraba a hombres y mujeres, llevándolos a la cárcel" (Hch 8:3). Hasta él mismo dijo: "Lleno de rabia contra ellos, los perseguía hasta en las ciudades extranjeras" (Hch 26:11).

Grupos que causan terror, como ISIS y Al Qaeda, provocan gran miedo en todo el mundo. ¿Crees a Jesús capaz de convertir aun al más empedernido terrorista? Pues convirtió a san Simón el Zelote y a san Pablo, y Él es el mismo hoy como lo era en aquel momento (Heb 13:8). Jesús no solo los llevó a la fe, sino al nivel de ser apóstoles. ¡Ellos ahora son los cimientos de la Iglesia! (ver Ef 2:20; Ap 21:14) ¡Ahora los santos Simón y Pablo causan terror en el reino de las tinieblas!

El acercamiento de Jesús a los terroristas para cubrirlos con amor, convertirlos y luego confiarles el ministerio. En la letanía de san José, se le invoca con el título "Terror de los demonios". Vamos a aterrorizar al reino de las tinieblas con nuestro sufrimiento redentor y amorosa, obediente y segura fe en Jesús.

Oración:  Padre, que confíe en Ti sin miedo de amar a cualquiera.

Promesa:  "Ustedes son conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Dios" (Ef 2:19).

Alabanza:  Santos Simón y Judas recibieron el Espíritu Santo en Pentecostés. "Comenzaron a hablar en distintas lenguas y según el Espíritu les permitía expresarse" (Hch 2:4).

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 10 de mayo de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.