< <  

Viernes, 13 de octubre de 2017

  > >
Joel 1:13-15; 2:1-2
Salmos 9:2-3, 6, 16, 8-9
Lucas 11:15-26

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

radical y fanático

¡Toquen la trompeta en Sión, hagan sonar la alarma en mi Montaña santa! (Joel 2:1).

Imagínate entrando a la iglesia tan solo para encontrar a tu pastor postrado ante el altar, llorando y lamentando en arrepentimiento por sus pecados y los del pueblo de Dios (Jl 1:13). "El salario del pecado es la muerte" (Rom 6:23). Dios está empezando a pagarnos el sueldo. De hecho, recibimos no solo la muerte, sino la que el Papa san Juan Pablo II llama una total "cultura de la muerte". Tenemos aún mayor razón de llorar y arrepentirnos que como lo hizo el pueblo en tiempo de Joel.

Debemos no minimizar, ni atenuar, los efectos mortales del pecado. Debemos no tomar los efectos del pecado con calma sino tomarlos muy en serio, tan en serio como para gritar y gemir lo suficiente para irrumpir el statu quo y declarar estado de emergencia. El problema no es que andemos mal. Es peor, pues el problema es que negamos que nuestra situación ande mal. El pecado es el peor mal posible. Un sin número de personas están viviendo en pecado. Por lo tanto, vivimos una verdadera emergencia, dentro de una sociedad con emergencias ficticias.

En estado de emergencia, quien es fanático es sano. El pecado merece que nos pongamos tristes y molestos. "Esa tristeza produce un arrepentimiento que lleva a la salvación y no se debe lamentar; en cambio, la tristeza del mundo produce la muerte. Fíjense bien lo que ha producido en ustedes la tristeza que proviene de Dios. ...¡Qué indignación! ¡Qué temor! ¡Cuántos deseos ardientes!.." (2 Co 7:10-11)

Por lo tanto, sé radical; sé fanático en cuanto a tu arrepentimiento.

Oración:  Padre, que haya mayor tristeza en la tierra por un pecador que no se arrepienta (ver Lc 15:7).

Promesa:  "Si yo expulso a los demonios con la fuerza del dedo de Dios, quiere decir que el Reino de Dios ha llegado a ustedes" (Lc 11:20).

Alabanza:  Teresa no solo va a la Misa diaria, sino toma tiempo en adoración.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 10 de mayo de 2017.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.