< <  

Miércoles, 6 de abril de 2016

  > >
Hechos 5:17-26
Salmos 34:2-9
Juan 3:16-21

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

¿viviendo la vida?

"Sí, Dios amó tanto al mundo, que entregó a su Hijo único para que todo el que cree en él no muera, sino que tenga Vida eterna" (Juan 3:16).

Aquellos que creen en Jesús tienen vida eterna (Jn 20:31). Jesús vino para que podamos tener vida y tenerla en abundancia (Jn 10:10). Jesús es la Vida (Jn 11:25; 14:6), y Él da vida (Jn 5:21). El ángel que liberó de la prisión a los apóstoles les dijo: "Vayan al Templo y anuncien al pueblo todo lo que se refiere a esta nueva Vida" (Hch 5:20).

Esta vida eterna en abundancia, es la vida en el cielo que los cristianos empiezan a experimentar en la tierra. Esta vida está caracterizada por el testimonio público de Jesús a través de la evangelización y enseñanza de las escrituras. En la vida resucitada, adquirimos suficiente autoridad para convertirnos en una amenaza para los poderes operantes. Por creer en Jesús, merecemos ser perseguidos e inclusive arrestados.

En resumen, la vida en Jesús es eterna, abundante y nueva. Es estar al servicio de Dios. Es una vida de amor, fe y obediencia (Jn 15:10; Gal 2:20; 1 Pe 1:2). Es ser servido por ángeles. La vida cristiana es tan real y plena que cualquier existencia parece un desperdicio (ver 1 Pe 4:2-3), una vida incompleta o inclusive una muerte viviente (1 Jn 3:14). Solo en Jesús, el ser humano puede experimentar una vida completa. Cristo es la Vida y la vida debe ser Cristo (Fil 1:21). Comienza a vivir. Vive por Jesús en todo momento. Vive con Jesús, por siempre.

Oración:  Padre, anunciaré lo que he visto y oído para que otros puedan compartir la vida con nosotros (1 Jn 1:3).

Promesa:  "Glorifiquen conmigo al Señor, alabemos su Nombre todos juntos" (Sal 34:4).

Alabanza:  En el pasado, Steve vivía a la espera de la restauración. Ahora, él vive para Aquél que lo ha restaurado.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 21 de enero de 2016.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.