< <  

Jueves, 25 de febrero de 2016

  > >
Jeremías 17:5-10
Salmos 1:1-4, 6
Lucas 16:19-31

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

ayunar y escuchar

"… tampoco se convencerán…" (Lucas 16:31).

San Pablo corrigió a los corintios, porque en las primeras "reuniones," los ricos comían abundantemente mientras que los pobres quedaban con hambre (ver 1 Co 11:17ss). La Iglesia primitiva se enfocaba en "acordarse de los pobres" (Gal 2:10). Cuando las viudas se quejaron, los apóstoles oraron mientras imponían las manos sobre siete hombres que fueron escogidos para hacer una distribución justa de los alimentos (ver Hch 6:1-6).

Como leíamos el último domingo, Jesús conversó con Moisés y Elías en la Transfiguración, y conversaron sobre los cuarenta días de ayuno que habían hecho los tres (Mt 4:2; Ex 34:28; 1 Re 19:8). Si los hermanos vivos del hombre rico no hubiesen escuchado a Moisés y a los profetas (representados por Elías), quien había ayunado por cuarenta días, entonces ellos tampoco habrían escuchado a una persona que resucitó de entre los muertos, es decir, Jesús, quien había ayunado por cuarenta días (ver Lc 16:31). Uno de los efectos del ayuno es solidarizarse con los pobres, quienes a menudo se saltan comidas por razones financieras. Otro efecto de ayunar es llegar a ser uno con el Señor. Alguien que ayuna se vacía a sí mismo de las cosas del mundo, como los alimentos, para ser llenado con Dios.

Las personas que quieren estar separadas de los pobres están en peligro de querer separarse del Señor. Hay un lugar reservado para las personas que no quieren escuchar al Señor. Se llama infierno. Por eso, comience a ayunar hasta escuchar al Señor y sirva a los pobres.

Oración:  "Bendito el hombre que confía en el Señor" (Jer 17:7).

Promesa:  "El Señor cuida el camino de los justos" (Sal 1:6).

Alabanza:  Peter sirvió de voluntario en un comedor de beneficencia para servir a Jesús en los pobres (ver Mt 25:40).

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 10 de noviembre de 2015.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.