< <  

Viernes, 30 de diciembre de 2016

  > >

Sagrada Familia


Eclesiástico 3:2-6, 12-14
Colosenses 3:12-21
Salmos 128:1-5
Mateo 2:13-15, 19-23

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

la familia contraataca

"Porque el Señor quiere que el padre sea respetado por sus hijos y confirmó el derecho de la madre sobre ellos. El que honra a su padre expía sus pecados" (Eclesiástico 3:2-3).

La familia cristiana está siendo asaltada con una vehemencia sin precedentes. La promiscuidad, la contracepción, el aborto, los abusos, las adicciones y los divorcios proliferan. La amargura, los resentimientos y la falta de perdón envenenan las relaciones familiares. Pocas familias están sobreviviendo.

El Señor quiere que esta época de Navidad sea el tiempo para el contraataque de la familia cristiana contra la cultura de la muerte. Necesitamos padres como san José, quienes obedecerán inmediatamente y actuarán decisivamente para salvar a sus hijos de la muerte (ver Mt 2:13-14). El Señor está llamando esposos y padres que sean ministros de reconciliación (ver 2 Co 5:18) y hacedores de paz (ver Mt 5:9), quienes hayan aceptado la gracia de perdonar y ser perdonados. De manera que estos esposos y familias pueden orar y compartir las Escrituras juntos diariamente. Estos son los primeros pasos para que las familias se conviertan en lo que la Iglesia ha llamado tradicionalmente una "iglesia doméstica" (Catecismo, 1655-1657). Estas iglesias familiares tienen la libertad de ser sumisas y obedientes (ver Ef 5:18-21). En esta obediencia hay unidad, y en esta unidad familiar hay poder para derribar los enemigos de las familias, los Herodes de este mundo y reemplazar nuestra cultura de la muerte con una civilización de amor y vida.

En esta Navidad, toma decisiones como las de José para la salvación de tu familia.

Oración:  Padre, envía tu Espíritu Santo, el verdadero Espíritu de la Navidad, para que me muestre aquello que amenaza mi familia.

Promesa:  "Maridos, amen a su mujer, y no le amarguen la vida. Hijos, obedezcan siempre a sus padres, porque esto es agradable al Señor" (Col 3:19-20).

Alabanza:  La Sagrada Familia es modelo de lo que significa ser "un solo corazón y una sola alma" (Hch 4:32).