< <  

Lunes, 17 de octubre de 2016

  > >

san Ignacio de Antioquía


Efesios 2:1-10
Salmos 100:1-5
Lucas 12:13-21

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

salvado de un infierno indecible

"Ustedes estaban muertos" (Efesios 2:1).

Comenzamos la vida "muertos a causa de nuestros pecados" (Ef 2:5), y compramos la muerte por nuestros "pecados y ofensas" (Ef 2:1). En esta muerte en vida (1 Jn 3:14), estamos cegados, manipulados y reclutados a vivir "conforme al criterio de este mundo, según el Príncipe que domina en el espacio, el mismo Espíritu que sigue actuando en aquellos que se rebelan" (Ef 2:2). Satanás nos mantiene en la línea y esclavizados al seducirnos a vivir "conforme a nuestros deseos carnales y satisfaciendo nuestra concupiscencia y nuestras malas inclinaciones" (Ef 2:3). Por lo tanto, ciertos pecados se convierten en nuestras propias vidas (Col 3:7). Cuando en ocasiones obtenemos vislumbres de nuestras vidas de muerte y esclavitud, nos odiamos a nosotros mismos por nuestra adicción al ser seducidos y abusados por el maligno. Entonces, nos mentimos a nosotros mismos y tratamos de huir de la realidad, al ceder a más seducciones y abuso demoníaco. Por lo tanto, nuestras vidas se deterioran "por la seducción de la concupiscencia" (Ef 4:22). Por nosotros mismos, estamos atrapados y condenados a un infierno eterno a ser burlados y abusados.

"Pero Dios, que es rico en misericordia, por el gran amor con que nos amó, precisamente cuando estábamos muertos a causa de nuestros pecados, nos hizo revivir con Cristo – ¡ustedes han sido salvados gratuitamente!" (Ef 2:4-5). Gracias, Jesús, por salvarnos de un infierno indecible y salvarnos para un paraíso inimaginable. Gracias, Jesús, nuestro Salvador.

Oración:  Padre, Tú nos amaste tanto que enviaste a Tu Hijo, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna (Juan 3:16). Yo creo en Él con todo mi corazón.

Promesa:  "Sirvan al Señor con alegría, lleguen hasta Él con cantos jubilosos" (Sal 100:2).

Alabanza:  San Ignacio escribió: "El que resucitó por nuestra causa es mi único deseo".

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 28 de junio de 2016.

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.