< <  

Domingo, 27 de septiembre de 2015

  > >

26to domingo de tiempo Ordinario


Números 11:25-29
Santiago 5:1-6
Salmos 19:8, 10, 12-14
Marcos 9:38-43, 45, 47-48

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

hacer el corte

"Si tu mano es para ti ocasión de pecado, córtala, porque más vale entrar en la Vida manco, que ir con tus dos manos a la Gehena, al fuego inextinguible" (Marcos 9:43).

Hace años, tuve que cambiar una rueda pinchada en la noche. Al intentar quitar el neumático, el gato se movió de forma inesperada, y el coche cayó al suelo. Mis dedos estaban debajo de la llanta. Debido al peso del coche mis dedos quedaron aprisionados a la carretera, y no pude librar mis dedos, no importa con que vehemencia lo intentara. Después de algún tiempo, gracias a Dios, algunos transeúntes me encontraron y levantaron la furgoneta lo suficiente para permitir que mis dedos quedaran libres.

Mis dedos clavados era mi "ocasión" (Mc 9:43). Aunque mis dedos son una pequeña parte de mi cuerpo, estos impidieron que mi cuerpo entero quedara libre. Si nadie hubiera venido a ayudarme, me habría enfrentado a dos opciones: 1) cortarme los dedos para que mi cuerpo fuese libre para vivir (Mc 9:43), o 2) mantener mis dedos y dejar que todo mi cuerpo pereciera debido a que una pequeña parte de él estaba cautivo (Mc 9:43).

Si eres prisionero aun en una pequeña parte de tu vida, puedes estar espiritualmente paralizado, y ser dirigido hacia un futuro en el infierno (Mc 9:45, 47). El pecado puede aferrarse a nosotros y mantenernos inmóviles (Heb 12:1). Rechaza los anticonceptivos, la falta de perdón, el chisme, la ira, y todos los demás pecados. ¿Te mantiene alguna otra cosa cautivo, cómo ver la televisión, el ocio, los lujos, la búsqueda de dinero, o comer en exceso? ¡Haz el corte! Se libre. Ingresa a la vida eterna.

Oración:  Padre, valoro todo como desperdicio, si me separa de ti (Fil 3:8). Que pueda tirar hoy toda mi basura espiritual.

Promesa:  "¡Ojalá que todos fueran profetas en el pueblo del Señor, porque Él les infunde su espíritu!" (Num 11:29).

Alabanza:  ¡Te alabo, Jesús, el Señor resucitado! Tú eres "bondadoso y compasivo,… lento para enojarse y de gran misericordia" (Sal 103:8).

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 14 de abril de 2015

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.