< <  

Lunes, 17 de agosto de 2015

  > >
Jueces 2:11-19
Salmos 106:34-37, 39-40, 43-44
Mateo 19:16-22

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

¿obediencia rebelde?

"Si quieres entrar en la Vida eterna, cumple los Mandamientos" (Mateo 19:17).

Todas las personas, incluyendo las ateas, hacen lo que Dios quiere casi siempre, pero eso no significa que toda la gente obedece a Dios. Incluso, los hijos más rebeldes a veces hacen lo que sus padres quieren pero eso no significa que están obedeciendo a sus padres. Hacer lo correcto porque nos beneficia es diferente en hacer lo correcto en obediencia al Señor.

En el tiempo de los Jueces, los Israelitas hicieron lo que Dios quiso, pero no tuvieron corazón de obediencia. Ellos demostraron esto por su reincidencia en la conducta malvada después de la muerte de cada uno de los jueces (ver Jue 2:19). Igualmente, el hombre en la lectura del Evangelio de hoy le dijo a Jesús que había guardado los mandamientos (Mt 19:20). Sin embargo, él no tenía un corazón de obediencia. Esto explica por qué él rechazó obedecer el mandato de Jesús para ir a vender sus posesiones y darlas a los pobres (Mt 19:21-22).

¿Estás obedeciendo a Dios o sólo descubriendo tu propia voluntad cruzándose con la voluntad de Dios en algunas ocasiones? ¿Es tu "obediencia" circunstancial, es decir, dependiendo de qué y de quién es el que manda? ¿Tienes un corazón de obediencia, un corazón para Dios?

Oración:  Padre, que te pueda obedecer porque Te amo (ver Jn 15:10).

Promesa:  "Así tendrás un tesoro en el cielo. Después, ven y sígueme" (Mt 19:21).

Alabanza:  Después de confesar su resentimiento hacia su esposo, Judy sintió la presencia de Dios de una forma nueva y descubrió formas mejores de servir a las necesidades de su esposo.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 14 de abril de 2015

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.