< <  

Domingo, 12 de julio de 2015

  > >

15to domingo del Tiempo Ordinario


Amós 7:12-15
Efesios 1:3-14
Salmos 85:9-14
Marcos 6:7-13

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

la multitud "en"

"En Él..." (Efesios 1:4, 11, 13).

San Pablo está completamente absorto con estar en Jesús. En el pasaje de hoy de la Carta a los Efesios, Pablo menciona en numerosas ocasiones en doce versículos los beneficios y bendiciones que vienen de estar en Jesús. Pablo está enfatizando las diferencias fundamentales de nuestra posición: realmente hay una diferencia eterna si vivimos nuestras vidas en Jesús o fuera de Jesús. Pablo proclama que en Jesús nosotros:

  • tenemos "toda clase de bendiciones espirituales en el cielo" (Ef 1:3),
  • hemos sido "escogidos" antes del comienzo del mundo, para que seamos santos e irreprochables (Ef 1:4, 11, 13),
  • hemos sido escogidos "para que fuéramos santos…por el amor" (Ef 1:6),
  • tenemos "favor glorioso…otorgado sobre nosotros: (Ef 1:6) y
  • "hemos sido redimidos y recibido el perdón de los pecados" (Ef 1:7).

La mejor manera de estar en Jesús es tener a Jesús en ti. La mayoría de ustedes han recibido a Jesús eucarístico hoy. Jesús revela que la persona "que come mi carne y bebe mi sangre permanece en mí" y Él permanecerá en ellos (Jn 6:56; ver también Jn 17:23).

Sin embargo, en nuestro libre albedrío otorgado por Dios, podemos escoger no estar en Jesús, sino más bien estar separados de Él. Como dice la canción, podemos ir por la vida diciendo: "Lo hice a mi manera". Hay un lugar para aquellos que han escogido no estar en Jesús. "Este estado definitivo de autoexclusión de la comunión con Dios y con los bienaventurados se llama 'infierno'" (Catecismo, 1033).

Jesús dice: "Permanezcan en mí" (Jn 15:4). ¿Cuál es tu elección?

Oración:  Jesús, de mi propia elección te digo: la vida que vivo ahora no es mía. Quiero que Tú vivas siempre en mí (Gal 2:19-20).

Promesa:  "El mismo Señor nos dará sus bienes" (Sal 85:13).

Alabanza:  ¡Alabado sea el Jesús resucitado, Quien libremente eligió dejar la gloria del cielo para sufrir en la tierra por nuestra salvación.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 10 de febrero de 2015

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.