< <  

Viernes, 3 de abril de 2015

  > >

Viernes Santo


Isaías 52:13, 53:12
Hebreos 4:14-16; 5:7-9
Salmos 31:2, 6, 12-13, 15-17, 25
Juan 18:1; 19:42

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

¿obedecer o traicionar?

"Y, aunque era Hijo de Dios, aprendió por medio de sus propios sufrimientos qué significa obedecer" (Hebreos 5:8).

A través de su sufrimiento y muerte, la apariencia de Jesús fue destrozada al punto que dejó de parecer un hombre (Is 52:14). "Despreciado, desechado por los hombres, abrumado de dolores y habituado al sufrimiento, como alguien ante quien se aparta el rostro" (Is 53:3). Él soportaba nuestros sufrimientos y cargaba con nuestras dolencias (Is 53:4). Fue "golpeado," "herido," "humillado," "traspasado," y "aplastado" (Is 53: 4-5). Jesús se convirtió en "un objeto de reproche, una burla," y motivo de espanto" (Sal 31:12). Jesús fue terriblemente maltratado, torturado y traumatizado por amor a nosotros.

¿Qué hacemos en este Viernes Santo? No tenemos que aceptar su amor. Tenemos la libertad para hacer la cruz de Jesús algo sin sentido para nosotros (1 Co1:17). Si veneramos la Cruz y besamos las heridas de Jesús en la liturgia de hoy, ¿qué significa esto? ¿Será el beso de Judas (ver Lc 22:48) o un beso de amor? ¿Queremos obedecer el primer mandamiento y amar a Jesús con todo nuestro corazón (Mt 22:37-38), o lo traicionarle negando que sea nuestro rey (Jn 19:15)?

Jesús "alcanzó la perfección y llegó a ser causa de salvación eterna para todos los que le obedecen" (Heb 5:9). Confía totalmente y para siempre en Jesús, quien por amor a ti aceptó obediente "¡la muerte, y muerte de cruz! (Fil 2:8)

Oración:  "Padre, en tus manos encomiendo mi espíritu" (Lc 23:46).

Promesa:  "Porque expuso su vida a la muerte y fue contado entre los culpables, siendo así que llevaba el pecado de muchos e intercedía en favor de los culpables." (Is 53:12)

Alabanza:  (ninguna)

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 1 de abril de 2015

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.