< <  

Lunes, 23 de febrero de 2015

  > >

san Policarpo


Levítico 19:1-2, 11-18
Salmos 19:8-10, 15
Mateo 25:31-46

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

mala planeacion

"Les aseguro que cada vez que lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo" (Mateo 25:40).

El Señor dice que "No difamarás a tus compatriotas, ni pondrás en peligro la vida de tu prójimo" (Lev 19:16). El Señor dice: "Les aseguro que cada vez que lo hicieron o no lo hicieron con el más pequeño de mis hermanos, lo hicieron conmigo o no lo hicieron conmigo" (ver Mt. 25:40,45). El Señor espera que reconozcamos los Lázaros que llegan a nuestra puerta (Lc 16:19ss) y que "no amemos solamente con la lengua y de palabra, sino con obras y de verdad" (1 Jn3:18). Debemos ver a Jesús en los pobres, amar y servir a los pobres, e incluso ser solidarios con los pobres.

Esto significa que tenemos que escuchar las enseñanzas de la Iglesia. San Juan Pablo II enseñó que debemos "llevar a cabo una revisión sincera de [nuestras] vidas con relación a [nuestra] solidaridad con los pobres" (Misión del Redentor, 60). Debemos imitar a Jesús y tener un amor preferencial por los pobres (Catecismo, 2448). San Juan Crisóstomo insiste: "No permitir a los pobres el compartir de nuestros propios bienes es robarlos y privarlos de la vida. Los bienes que poseemos no son nuestros, sino de ellos". San Gregorio Magno enseñó: "Cuando asistimos a las necesidades de los necesitados, les damos lo que es suyo, no nuestro. Más que hacer obras de misericordia, estamos pagando una deuda de justicia" (Catecismo, 2446).

La Iglesia a través de los siglos se hace eco: "Ama a los pobres en Jesús, ama a Jesús en los pobres".

Oración:  Padre, en esta Cuaresma ayúdame a dar limosna en tal medida que mi estilo de vida cambie de manera significativa.

Promesa:  "No serás vengativo con tus compatriotas ni les guardarás rencor. Amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo soy el Señor" (Lev 19:18).

Alabanza:  San Policarpo, discípulo de san Juan Evangelista por casi dieciséis años, fue uno de los primeros cristianos honrados por Dios para dar su vida en martirio por su Rey.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 25 de agosto de 2014

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.