< <  

Viernes, 25 de julio de 2014

  > >

san Santiago


2 Corintios 4:7-15
Salmos 126:1-6
Mateo 20:20-28

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

el primero de la clase

"Creí, y por eso hable, también nosotros creemos, y por lo tanto, hablamos. Y nosotros sabemos que Aquel que resucito al Señor Jesús nos resucitara con Él" (2 Corintios 4:13-14).

¡Santiago debe haber sido un apóstol poderoso! Cuando el "Rey Herodes empezó a acosar" a la Iglesia, su primera acción fue cortarle la cabeza a Santiago (Hch 12:1,2). "esto agradaba a los judíos" (Hch 12:3). Y sólo después de que Santiago fue ejecutado fue cuando Herodes puso su atención en arrestar a Pedro (Hch 12:3). Santiago fue el primer apóstol que murió por amor a Jesús. Sin duda fue obviamente un dolor de cabeza para Herodes y los judíos. Santiago tuvo el coraje y la fe de hablar claro en el nombre de Jesús, sabiendo que él compartiría en la resurrección de Jesús (2Co 4:13-14).

Mucho antes, Santiago había sido un dolor de cabeza para los otros apóstoles (Mt 20:24). El demandó ser elevado sobre los otros, Jesús pacientemente explicó a Santiago y a los otros que el camino para aspirar a la grandeza es el de humildemente bajar al servicio de otros (Mt 20:26-27). Eventualmente, Santiago tomó el llamado de Jesús en su corazón. Después de Pentecostés, Santiago no trato de preservar su propia vida. Él enseñaba a la gente sobre las buenas nuevas de Jesús, el Mesías, (Hch 5:42) haciendo signos y prodigios entre el pueblo (Hch 5:12). Con gran fe, Santiago dio su propia vida por amor a Dios y su gente (Mt 20:28). Como Santiago, que nuestras vidas pueden ser tan poderosas en Jesús que seamos un dolor de cabeza para aquellos que se oponen a Jesús y a su Reino.

Oración:  Padre, que con el Espíritu Santo en mí, no tenga miedo como no lo tuvo san Santiago.

Promesa:  "Nosotros llevamos ese tesoro en recipientes de barro, para que se vea bien que este poder extraordinario no procede de nosotros, sino de Dios" (2 Co 4:7).

Alabanza:  San Santiago "Hijo del Trueno" fue el primer apóstol que dio su vida martirizado, por Jesús.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 1 de abril de 2014

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.