< <  

Sábado, 3 de mayo de 2014

  > >

santos Felipe & Santiago


1 Corintios 15:1-8
Salmos 19:2-5
Juan 14:6-14

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

dolores crecientes

"Si ustedes me conocieran..." (Juan 14:7).

Tan pronto como Jesús llamó a Felipe, Felipe siguió a Jesús (Jn 1:43). Entonces Felipe se convirtió en seguidor del Evangelio y le habló a Natanael acerca de Jesús (Jn 1:45). Felipe tuvo un buen comienzo en su vida con Jesús. Sin embargo, después de este buen inicio algo le sucedió (o no le sucedió) a Felipe. No creció como cabría esperar en su relación con Jesús. Tres años después, Jesús tuvo que reprocharle a Felipe: "Hace tanto tiempo que estoy con ustedes, ¿y todavía no me conocen?" (Jn 14:9)

¿Eres como Felipe? ¿Por tres años, Jesús ha venido buscando frutos en tu vida y no ha encontrado nada? (ver Lc 13:7) En esta temporada de Pascua, pídele a Jesús que aumente tu relación con Él desde la muerte de la tibieza y el egoísmo que sufres. Regresa al "amor que tenías" (Ap 2:4). "Recuerda muy bien la felicidad de tu juventud, el amor de tus desposorios" con el Señor como tu cónyuge (Jer 2:2). Responde al Señor como en los días de tu juventud (Os 2:17). Regresa al principio de manera que crezcas más allá del inicio. Regresa a aquellos "buenos tiempos" con el Señor así podrás tener mejores tiempos con El.

Tal como todos los seres vivientes, tu relación con el Señor o crece o muere. Crece "en la gracia y el conocimiento de nuestro Señor y Salvador Jesucristo" (2 Pe 3:18). ¡Vive por y para Él, muere a ti mismo, ámalo con todo tu corazón, resucita, crece!

Oración:  Jesús, que mi más alta prioridad sea mi relación contigo.

Promesa:  "Cristo murió por nuestros pecados, conforme a la Escritura. Fue sepultado y resucitó al tercer día, de acuerdo con la Escritura. Se le apareció a Pedro y después a los Doce. Luego se apareció a más de quinientos hermanos al mismo tiempo, la mayor parte de los cuales vive aún, y algunos han muerto. Además, se apareció a Santiago…" (1 Co 15:3-7).

Alabanza:  Los santos Felipe y Santiago llenaron Jerusalén con sus enseñanzas (He 5:28) y constantemente instruían a los recién convertidos en su "nueva vida" en Cristo (He 5:20).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 18 de diciembre de 2013

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.