< <  

Martes, 8 de abril de 2014

  > >
Números 21:4-9
Salmos 102:2-3, 16-21
Juan 8:21-30

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

la cruz y la paz

"Adonde yo voy, ustedes no pueden ir" (Juan 8:21).

Jesús dice a la gente que Él irá a un lugar donde ellos no pueden ir (Jn 8:21). Existe la posibilidad de que se refiriera a su destino en la cruz.; cierto que sin la redención y con nuestros pecados "no podemos ir" (Jn 8:21) a la cruz.

Si no entregamos nuestras vidas a con Jesús, "no podemos ir" por camino de la cruz, por el contrario, huimos de ella (ver Mc 14:50). Encadenados a nuestra naturaleza pecadora, estamos condenados a morir en nuestros pecados (Jn 8:21 y 24). Somos "enemigos de la cruz" (Fil 3:18). De hecho, cuando nuestros pecados dirigen nuestras acciones, la única motivación que nos acerca a la cruz es la de clavar a Jesús en ella (ver Heb 6:6; Catecismo, 598).

¡Que dilema tan triste! Para no morir en nuestros pecados necesitamos creer que Jesús es Dios, YO SOY (Jn 8:24). Sin embargo, necesitamos abrazar la cruz para encontrar allí a Jesús que es Dios (Jn 8:28).

Por lo tanto, en su misericordia, Jesús bajó del cielo para ir donde nosotros no podíamos ir: a la cruz. Cuando Jesús crucificado fue levantado en la cruz, tomó nuestra naturaleza pecaminosa y la clavó en la cruz para que fuese crucificada con Él (Col 2:14). Colgado en la cruz Jesús atrae a todos hacia Él (ver Jn 12:32). Por la gracia y el favor de Dios, nosotros pecadores que huimos de la cruz, nos sentimos llamados a dar media vuelta y mirar a Jesús. Si aceptamos esta gracia, nos daremos cuenta de que este Jesús crucificado es Dios (Jn 8:28). Si creemos en Él y le aceptamos como Señor y Salvador (Jn 3:14-15), seremos salvos (Num 21:9).

Ven a la cruz hoy y experimenta la libertad que solo Jesús puede dar.

Oración:  Jesús, quédate crucificado en mí corazón, para que nunca pueda dejarte. "El mundo está crucificado para mí, como yo lo estoy para el mundo" (Gal 6:14).

Promesa:  "Porque si no creen que Yo Soy, morirán en sus pecados" (Jn 8:24).

Alabanza:  Durante el tiempo de adoración frente al Santísimo Sacramento, Roberto ha encontrado sentido para su vida.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 18 de diciembre de 2013

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.