< <  

Martes, 4 de marzo de 2014

  > >

san Casimiro


1 Pedro 1:10-16
Salmos 98:1-4
Marcos 10:28-31

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

"jesus es la razón de la cuaresma"

"Como hijos obedientes, no procedan de acuerdo con los malos deseos que tenían antes, mientras vivían en la ignorancia (1 Pedro 1:14).

La Cuaresma empieza mañana, miércoles de ceniza. Es común escuchar que algunas personas planean fiestas para esta noche con un gran festín y otros placeres. Después de todo, dicen, no podremos disfrutar así hasta la Pascua.

Es verdad que durante la Cuaresma nos enfocamos en actos de abnegación. La negación de uno mismo o abnegación no es exclusivamente para los cristianos. Atletas (1 Co 9:25), mujeres embarazadas, soldados (2 Tim 2:4), personas que hacen dieta, budistas, y otros ofrecen actos heroicos de abnegación que no se pueden comparar con la simplicidad de dejar de comer chocolate durante los cuarenta días de Cuaresma.

Nuestros sacrificios de Cuaresma deben ayudarnos a crecer profundamente en nuestra relación con Jesús. Nuestras cruces cuaresmales cuando se unen al sufrimiento de Jesús (1 Pe 4:13; Col 1:24; Fil 1:29) se convierten en actos de penitencia y reparación. ¿Serán tus actos de abnegación cuaresmales actos simples para mejorarse uno mismo o serán actos que te ayudarán a "acercarte más a Dios" (Stg 4:8)? ¿Es tu meta "pasar" sin faltas hasta la Pascua, o es tu meta estar unido a Jesús crucificado porque lo amas?

En cuanto a eso de que no es posible "disfrutar nuevamente hasta la Pascua", cuando nos acercamos a Jesús en espíritu de arrepentimiento, encontraremos una felicidad celestial (Lc 15:7, 10) "completa" (Jn 16:24) e "inexpresiva" (1 Pe 1:8). Ninguna fiesta de carnaval puede compararse a poder compartir la alegría de Jesús. Entonces, ¿Por qué esperar hasta mañana para "acercarse más a Dios"? Regresa a Jesús hoy.

Oración:  Jesús, que me consuma el amor por ti de tal forma que no eche en falta los placeres del mundo.

Promesa:  "Les aseguro que el haya dejado casa, hermanos y hermanas, madre y padre, hijos, campos, por mí y por la Buena Noticia, desde ahora recibirá el ciento por uno y en el mundo futuro la Vida eterna" (Mc 10:29-30).

Alabanza:  San Casimiro era un objetor de conciencia quien, incluso como adolescente, vivía una vida altamente disciplinada y un estilo de vida severo.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 8 de augusto de 2013

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.