< <  

Viernes, 19 de diciembre de 2014

  > >
Jueces 13:2-7,24-25
Salmos 71:3-6,16-17
Lucas 1:5-25

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

el "adviento" dezacarias

"…y he sido enviado para hablarte y anunciarte esta buena noticia" (Lucas 1:19).

"El hombre bueno saca el bien del tesoro de bondad que tiene en su corazón" (Lc 6:45). Las palabras de Zacarías al ángel evidencian un corazón que no se fiaba de Dios. Él posiblemente sintió que Dios no escuchó sus oraciones durante décadas para que le concediera un hijo. Por lo tanto, cuando el ángel Gabriel le anunció que Dios había escuchado sus oraciones (Lc 1:13), la duda y la falta de fe en su corazón salieron por su boca. El resultado: Zacarías quedó mudo (Lc 1:20, 22) y sordo (Lc 1:62); fue él y no Dios quien quedó sordo.

Fueron los ojos de Zacarías los que le permitieron ver la respuesta a sus oraciones "creciendo" en el vientre de Isabel. Este sacerdote, reflexionaba sobre la bondad de Dios y las palabras del ángel Gabriel. Zacarías se dio cuenta de que hijo sería de hecho el que iría "delante del Señor preparando sus caminos" (ver Lc 1:17,76).

Zacarías podría haberse amargado por volverse sordomudo. Sus nueve meses de "adviento" concluyeron una vez llegara el momento de ponerle nombre a su hijo: "Juan" (Lc 1:13,63). Sus primeras palabras fueron alabanzas a Dios (Lc 1:64). La profecía subsiguiente de Zacarías (Lc 1:67-79) fue la evidencia de cómo transcurrió su "Adviento" preparando su corazón. Sé como Zacarías. Utiliza el resto del Adviento para reflexionar sobre la bondad de Dios y prepárate para la llegada de Cristo en la Navidad.

Oración:  "Dios mío, cambia mi corazón. Que yo sea como Tú".

Promesa:  "El será para ti un motivo de gozo y de alegría" (Lc 1:14).

Alabanza:  "Oh Flor del tallo de Jesé, Tú has sido elevado como signo para todos los pueblos; los reyes permanecen en silencio en Tu presencia; las naciones se inclinan en adoración ante Ti. Ven, no dejes que nada se interponga para que nos llegue tu ayuda."

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 14 de agosto de 2014

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.