< <  

Jueves, 2 de enero de 2013

  > >

san Basilio Magno


1 Juan 2:22-28
Salmos 98:1-4
Juan 1:19-28

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

unción, permanencia y crecimiento

"Pero la unción que recibieron de él permanece en ustedes, y no necesitan que nadie les enseñe" (1 Juan 2:27).

En el interior de la portada de este libro aparece el Rescripto con el permiso de la Iglesia Católica para su publicación. Antes de que se imprima Un Pan Un Cuerpo, la Iglesia revisa que este libro esté libre de errores doctrinales o morales. Cuando el libro está libre de errores, "libre de mentiras" (1 Jn 2:27), la Iglesia otorga el permiso para su publicación. (También se le puede llamar Nihil Obstat o Imprimátur). En los Ministerios de la Presentación, contar con la aprobación eclesiástica, es permanecer en Jesús ungidos tal y como el Espíritu Santo nos ha enseñado (1 Jn 2:27).

San Juan nos dice, que si la unción que recibiste de Jesús permanece en ti, entonces "no necesitas que alguien te enseñe" (1 Jn 2:27). Entonces, ¿para qué leer este libro?

  • Porque somos vasos imperfectos que se vacían (Cfr. Jer 2:13). Necesitamos llenarnos constantemente con el Espíritu Santo.

  • Debemos apegarnos a las enseñanzas de la Iglesia y estudiar las Escrituras diariamente (Hch 2:42; 17:11), ambos nos ayudan a madurar (Hch 20:32).

  • La fe viene de escuchar la Palabra de Dios (Rom 10:17). Si no crecemos en la fe, ¿cómo podemos estar seguros de que permaneceremos en Él? Este libro proclama la Palabra de Dios para aumentar nuestra fe.

  • Así como en la primera Iglesia, debemos apegarnos a proclamar la Palabra de Dios (Hch 6;7) y a alimentar a sus ovejas (Jn 21;17).

"La ignorancia de las Escrituras, es la ignorancia de Cristo" (CIC #133). Si no sabemos de Él, no podemos permanecer en Él" (1 Jn 2:28). Lee la Palabra de Dios diariamente y permanece en Jesús.

Oración:  Jesús, sostenme en la fidelidad a tus enseñanzas y no permitas que me aparte de ti.

Promesa:  "La promesa que él nos hizo es esta: la Vida eterna" (1 Jn 2:25)

Alabanza:  Por el poder del Espíritu Santo, san Basilio protegió a su diócesis de la herejía.

Referencia:  (Está enseñanza fue presentada por un miembro de nuestro equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 19 de julio de 2013

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.