< <  

Lunes, 13 de mayo de 2013

  > >

Nuestra Señora de Fátima
Novena de Pentecostés - día 4


Hechos 19:1-8
Salmos 68:2-7
Juan 16:29-33

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

caja de preguntas

"No hace falta que nadie te haga preguntas" (Juan 16,30).

No debemos cuestionar a Dios con soberbia y dudas. Zacarías cuestionó al mensajero de Dios preguntando: "¿Cómo puedo yo estar seguro de esto?" (Lc 1,18). Y quedó mudo durante nueve meses.

Sabemos que es posible preguntarle a Dios de una manera humilde y cariñosa. María le preguntó al mismo Arcángel, al igual que Zacarías, "¿Cómo puede ser esto si yo no tengo relaciones con ningún hombre?" (Lc 1,34). Sin embargo, el Ángel no la enmudeció; más aun le prometió que el Espíritu Santo descendería sobre ella (Lc 1,35). Así María concibió a Jesús, Dios, por obra y gracia del espíritu.

Durante esta novena de Pentecostés, con humildad, presenta a Dios tus preguntas. Háblale sobre ti mismo y tus motivos. Pregúntale a otros si "recibieron el Espíritu Santo" (Hch 19,2). Si te acercas con humildad, lo más probable es que recibas respuestas; puede que hasta recibas el Espíritu Santo en un nuevo Pentecostés (Hch. 1,6ss). Jesús prometió: "Pidan y les dará" (Mt 7,7). Cuestiona tu corazón, tus motivos y podrás recibir al Espíritu Santo. ¡Ven, Espíritu Santo!

Oración:  Padre, que yo pregunte y encuentre la paz, aún en el sufrimiento. Que yo tenga valor y que pueda vencer al mundo (Jn 16,33).

Promesa:  "Pablo les impuso las manos, y descendió sobre ellos el Espíritu Santo. Entonces comenzaron a hablar en distintas lenguas y a profetizar. Eran en total unos doce hombres" (Hch 19,6-7).

Alabanza:  Cada sábado, un gran grupo de católicos reza a Nuestra Señora de Fátima observando los consejos de orar frecuentemente, hacer actos de reparación y de consagración.

Referencia:  (Esta enseñanza fue presentada por un miembro de nuestro equipo editorial).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 19 de diciembre de 2012

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.