< <  

Martes, 19 de marzo de 2013

  > >

san José


2 Samuel 7:4-5, 12-14, 16
Romanos 4:13, 16-18, 22
Salmo 89:2-5, 27, 29
Mateo 1:16, 18-21, 24

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

el dia de san josé

"Le aseguraré mi amor eternamente, y mi alianza será estable para él" (Salmo 89:29).

La Santa Madre Iglesia ha reconocido la santidad y la confianza de San José en el transcurso de los años (ver Salmo 89:29). El Santo Papa Pio IX nombró a San José como el santo patrón de la Iglesia universal. El mes de marzo es comúnmente conocido como el mes de San José. Santa Teresa de Ávila comparte, en sus escritos, una particular y fuerte devoción a San José, el cual nunca la defraudó cuando pedía algo a través su intercesión.

José el padre legal de Jesús (ver Mt 1:24) ejerció como el protector de Jesús, y siempre le proporcionó lo necesario. Fue por José, hijo de David, que la profecía del Antiguo Testamento se hace realidad, según la cual el Mesías vendría por medio de la línea de David (2ª Samuel 7:9-16), por medio de la paternidad legal de José.

La fe de José sobrepasaba toda capacidad natural. ¡Él se hizo el padre adoptivo de un hijo concebido en el vientre de una Virgen! José en verdad entregó su inteligencia y su voluntad a Dios. San José es un gran ejemplo para nosotros de radical obediencia, al seguir las instrucciones del ángel para que tomara a María como esposa (ver Mt 1:20-24). La tradición dice que José murió en los brazos de Jesús y María, y por esta razón es el santo patrón de una muerte feliz. En una de las letanías a San José, se le llama el "terror de los demonios." A la hora de nuestra muerte, puedes estar seguro de que los demonios están afanándose tiempo extra para robar nuestras almas. Por lo tanto, podemos confiarnos a San José, porque él es digno de confianza.

Oración:  ¡Oh glorioso san José, asístenos en todas nuestras necesidades!

Promesa:  "…no sólo los que lo son por la Ley, sino también los que lo son por la fe" (Rm 4:16).

Alabanza:  San José "hizo lo que el Ángel del Señor le había ordenado" (Mt 1:24).

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 27 de septiembre de 2012

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.