< <  

Sábado, 23 de febrero de 2013

  > >

san Policarpo


Deuteronomio 26:16-19
Salmo 119:1-2, 4-5, 7-8
Mateo 5:43-48

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

la prueba de ser cristiano

"Pero yo les digo: amen a sus enemigos" (Mateo 5:44).

Naturalmente, nosotros combatimos fuego con fuego. "Ojo por ojo y diente por diente" (Mt 5:38; Éx 21:24). Si usted me golpea, yo te golpearé. Si me demandas, te demandaré. Sentimos como si estuviésemos dando a la gente una dosis de su propia medicina. Decimos: "Yo también puedo jugar este juego." Tratamos a los otros no como queremos que ellos nos traten (Ver Mt 7:12), sino como ellos nos han tratado (Ver Jer 50:15,29). Respondemos y hacemos según como los otros nos han tratado. Automáticamente respondemos a nuestros enemigos siendo como ellos, continuando así un ciclo destructivo de injusticia y violencia.

Sin embargo, Jesús nos da el poder de ir más allá de nuestra naturaleza humana. "Cuando era insultado, no devolvía el insulto, y mientras padecía no profería amenazas" (1 Pe 2:23). En Cristo, es posible tratar a quienes nos han herido de una manera distinta de como nos han tratado. Podemos amar a los que nos odian y orar por los que nos insultan (Ver Mt 5:44; Lc 6:27-28). Debido a que Jesús nos ha ofrecido una naturaleza nueva por su muerte en la cruz, podemos alimentar, vestir y amar a nuestros enemigos (Rom 12:20) y rehusarnos a "devolver ofensa con ofensa" (Rom 12:17). Cuando tratamos de vencer el mal con el mal, somos vencidos por el mal (Ver Rom 12:21). Sólo respondiendo al mal con el bien, venceremos al mal (Rom 12:21).

Sigue las huellas de Jesús. Da la vida por tus enemigos en lugar de tratar que ellos mueran por ti. Así con tu muerte y tu vida, compartirás con Jesús su misión de destruir el pecado y la muerte.

Oración:  Padre, a medida que avanza la Cuaresma, dame tu corazón y mente para dárselos a los que me han herido.

Promesa:  "Y el Señor hoy te ha hecho declarar que tú serás el pueblo de su propiedad exclusiva, como Él te lo ha prometido" (Dt 26:18).

Alabanza:  San Policarpo fue fiel a su Salvador aún mientras era quemado.

Rescripto:  †Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 27 de septiembre de 2012

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.