< <  

Jueves, 30 de agosto, 2012

  > >
1 Corintios 1:1-9
Salmo 145:2-7
Mateo 24:42-51

Ver Lecturas en Inglés
Reflexiones Similares

This piece of content is currently only available in English.

practica la presencia del maestro (parte 1)

"Dichoso aquel siervo a quien, cuando su señor venga, lo encuentre haciendo así." &#151;Mateo 24:46

La clave para ser un encargado atento es la relación constante y continua con el Maestro. Cuando el Maestro está presente, es obviamente más fácil para el encargado ser vigilante, con sus ojos enfocados en el Maestro, listo para actuar sobre Su cada deseo. (Salmo123:2).

Cuando Su presencia no es obvia para nosotros, somos tentados a ser encargados pecadores, desobedientes y egoístas. Permitirnos caer en esta tentación, nos pone a nosotros, encargados de Jesús, en riesgo de ser castigados severamente. (Mt 24:51). Jesús siempre está con nosotros (Mt 1:23; 28:20), pero aún no estamos al tanto de Su presencia. Por ende, debemos cultivar constantemente un sentido de presencia del Maestro. Algunas maneras de practicar la presencia del Maestro son:

  • Recibir la Eucaristía en misa, diariamente si es posible. Su verdadera Presencia en la Eucaristía es Su presencia "par excellence" (Ecclesia de Eucharistia, 11, Papa Juan Pablo II).

  • Leer las Escrituras diariamente. Jesús está vivo y presente en Su Palabra (Jn 1:14; Heb 4:12).

  • Oración en comunidad, el Maestro promete que El está presente con nosotros (Mt 18:20).

  • El mismo nombre del Maestro, Emmanuel, un nombre que traducido significa "DIOS CON NOSOTROS" (Mt 1:23; 28:20), proclama Su constante presencia con nosotros. Ora diciendo el nombre de Jesús.

Hasta los fieles servidores de Jesús fallan en reconocerlo (Mt 25:40-46). Por lo tanto, practica constantemente la presencia del Maestro.

Oración:  Jesús, que esté preparado para conocerte en cualquier momento.

Promesa:  "El cual también os confirmará hasta el fin, para que seáis irreprensibles en el día de nuestro Señor Jesucristo." —1 Cor 1:8

Alabanza:  "Grande es el SEÑOR, y digno de ser alabado en gran manera; y Su grandeza es inescrutable." (Salmo 145:3).

Referencia:  (Esta enseñanza fue introducida por un miembro de nuestro equipo editorial).

Rescripto:  †Muy Reverendo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 22 de junio de 2012

El Nihil Obstat establece que no existe impedimento para la publicación de un libro o folleto. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.