Presentation Ministries
 Presentation Ministries
View Cart  ·  Make a Donation  ·  About PM  ·  Contact Us   
Search: PM Catholic Sites   
 Home 
One Bread
One Body
Daily Bread
Program
Small Christian
Communities
Publications
Audio & Video
Catalog
Retreats
Bible
Institute
Guadalupe
Bible College
 Prayer 
Room

Un Pan, Un Cuerpo

Lenguaje: English | Español

Todos los Ejemplares > Volumen 32, Número 5


<< Martes, 27 de setiembre de 2016 >> san Vincente de Paúl
 
Job 3:1-3, 11-17, 20-23
Ver Lecturas en Inglés
Salmos 88:2-8 Lucas 9:51-56
Reflexiones Similares
 

LA VIDA Y SUS LÍMITES

 
"¿Para qué dar a luz a un desdichado y la vida a los que están llenos de amargura?" (Job 3:20).
 

Prácticamente todos y cada uno de nosotros podemos identificarnos de alguna manera con la miseria de Job. La vida es amarga (Jb 3:20) y llena de sinsabores (Jb 7:1). El consuelo se nos escapa (Jb 3:13), y la muerte se presenta más apetecible que cualquier otro tesoro que nos pueda guardar el futuro (Job 3:21). Y es entonces cuando la cosa se pone realmente mal porque "hemos olvidado en qué consiste la felicidad" (Lam 3:17; Jb 7:7).

Cuando se piensa que la vida ya no merece la pena vivirse es que hemos olvidado lo que la vida es en realidad. O mejor dicho, hemos olvidado quién es la vida: Jesús es la vida (Jn 11:25; 14:6).

Porque Jesús es la vida, nuestras vidas están llenas de sentido, poder y esperanza, sin importar lo miserables que sean nuestras circunstancias. Porque estamos vivos, los cristianos llevamos en nuestro cuerpo la vida de Jesús (2 Co 4:10). Su vida se revela en nuestros cuerpos, incluso si somos entregados a la muerte (2 Co 4:11).

Jesús nos capacita para que seamos más amantes en vez de más amargos. En la cruz, Jesús superó tristezas y amarguras como jamás hayan existido. Por eso, comprende mejor que nadie nuestro dolor y nuestra tristeza, incluso mucho mejor que nosotros mismos (Heb 2:17-18). Jesús, el Salvador (Sal 18:3), a veces nos rescata "del abismo" (Sal 40:2-3). Si a alguno no rescata "de la fosa profunda" (Sal 88:7), es porque va hacer algo aun mucho mejor: se baja hasta lo profundo de la fosa con nosotros y comparte su vida con nosotros (Sal 23:4; Mt 1:23, 28:20). Como cristianos creemos que es mucho mejor estar en la fosa profunda con Jesús que estar cómodos sin Él (ver Sal 84:11). Con Jesús a nuestro lado, el Señor de la vida, alcanzaremos la "vida plena" (Jn 10:10).

 
Oración: Jesús, para mí, la vida eres Tú (Fil 1:21). Gracias por el don de mi vida.
Promesa: "Jesús se encaminó decididamente hacia Jerusalén" (Lc 9:51).
Alabanza: San Vicente de Paúl, quien convirtió a su amo esclavista, vivió una vida plena hasta el fin gracias a sus incontables actos de generosidad y amor.
 
(Esta enseñanza fue presentada por un miembro del equipo editorial).
 
 
Volumen 32, Número 5
  > Today's Reflection
  · List of Reflections
  · Letter to Readers
  · Top 100 Scriptures
  · RSS FeedRSS Feed
  · eBook Edition
 
Subscription Requests
  · Subscribe, change, renew or cancel subscription
  · Sign-up for OBOB daily e-mail
 
Share OBOB
  · Send a sample issue to a friend
  · Order a box of OBOB for your group
  · E-mail a sample OBOB teaching to a friend

 

 

 
Home   ·   One Bread
One Body
  ·   Daily Bread
Program
  ·   Small Christian
Communities
  ·   Publications   ·   Audio & Video
Catalog
  ·   Retreats   ·   Bible
Institute
  ·   Guadalupe
Bible College
  ·   Prayer
Room
 

Copyright © 2017 Presentation Ministries.
 
Make a Donation · About PM · Contact Us · Link To Us · Privacy Policy