Presentation Ministries
 Presentation Ministries
View Cart  ·  Make a Donation  ·  About PM  ·  Contact Us   
Search: PM Catholic Sites   
 Home 
One Bread
One Body
Daily Bread
Program
Small Christian
Communities
Publications
Audio & Video
Catalog
Retreats
Bible
Institute
Guadalupe
Bible College
 Prayer 
Room

Un Pan, Un Cuerpo

Lenguaje: English | Español

Todos los Ejemplares > Volumen 31, Número 4


<< Lunes, 22 de junio de 2015 >> san Juan Fisher
san Tomás More
san Paulino de Nola

 
Génesis 12:1-9
Ver Lecturas en Inglés
Salmos 33:12-13, 18-20, 22 Mateo 7:1-5
Reflexiones Similares
 

¿ATURDIDO PERO JUZGANDO?

 
"No juzguen, para no ser juzgados" (Mateo 7:1).
 

No debemos juzgar el carácter y las motivaciones de las personas. Esas cosas no nos conciernen. Tampoco debemos pronunciar sentencias sobre los demás (Mt 7:2). Ni debemos sentenciarlos con castigos. No debemos juzgar con estos criterios.

Debemos reconocer y denunciar las acciones que no agradan a Dios. Sí nos toca poner a juicio nuestras motivaciones y nuestro pecado. Si no hacemos eso, podemos encontrarnos denunciando el pecado de los otros sin haber sacado "las vigas de nuestros propios ojos" (Mt 7:4). El Señor nos manda: "Cuando yo diga al malvado: «Vas a morir», si tú no se lo adviertes, si no hablas para advertir al malvado que abandone su mala conducta, y de esa manera salve su vida, el malvado morirá por su culpa, pero a ti te pediré cuenta de su sangre" (Ez 3:18). Por lo tanto, tenemos que juzgar lo que está bien o mal. Debemos juzgar, condenar y odiar el pecado. Esto tenemos que hacerlo tanto con nuestros hermanos como con nosotros mismos; pero siempre con amor.

Por lo tanto, tenemos la responsabilidad de juzgar el pecado, no a los pecadores. Tenemos que hacer esto para amar a los pecadores al quitarles las pajas de los ojos. Juzgar el pecado es necesario para amar a los demás. Juzgar a las personas es un obstáculo para poder amarlos. Juzga así, a fin de amar.

 
Oración: Padre, que pueda juzgar al mundo de la manera correcta (ver 1 Co 6:2).
Promesa: "Bendeciré a los que te bendigan y maldeciré al que te maldiga, y por ti se bendecirán todos los pueblos de la tierra" (Gn 12:3).
Alabanza: Santo Tomás no sólo fue fiel a Dios en asuntos de Estado, sino también fue fiel en conducir su propia familia al Padre.
 
 
 
Rescripto: Según el Código de Derecho Canónico, se otorga el Imprimátur (permiso de publicar) a Un Pan, Un Cuerpo por el periodo 1 de junio de 2015 al 31 de julio de 2015.
†Reverendísimo Joseph R. Binzer, Obispo auxiliar y Vicario general de la Arquidiócesis de Cincinnati, 10 de febrero de 2015.
 
El Imprimátur (permiso de publicar) es una declaración que un libro o folleto se considera libre de error doctrinal o moral. No implica acuerdo con contenido, opiniones o afirmaciones expresadas en el mismo.
Volumen 31, Número 4
  > Today's Reflection
  · List of Reflections
  · Letter to Readers
  · Top 100 Scriptures
  · RSS FeedRSS Feed
  · eBook Edition
 
Subscription Requests
  · Subscribe, change, renew or cancel subscription
  · Sign-up for OBOB daily e-mail
 
Share OBOB
  · Send a sample issue to a friend
  · Order a box of OBOB for your group
  · E-mail a sample OBOB teaching to a friend

 

 

 
Home   ·   One Bread
One Body
  ·   Daily Bread
Program
  ·   Small Christian
Communities
  ·   Publications   ·   Audio & Video
Catalog
  ·   Retreats   ·   Bible
Institute
  ·   Guadalupe
Bible College
  ·   Prayer
Room
 

Copyright © 2017 Presentation Ministries.
 
Make a Donation · About PM · Contact Us · Link To Us · Privacy Policy